Ribera del Duero

Los Vinos Ribera del Duero son fundamentalmente tintos, aunque también existen rosados. La variedad de uva más característica es la denominada genéricamente Tinta del país, conocida en el mundo del vino como Tempranillo, la cual constituye más del 90% de la producción. Según las normativas del Consejo Regulador, para que un vino pueda acogerse a la denominación de origen debe incluir al menos un 75% de Tempranillo en su elaboración. En total, no menos del 95% de la uva debe ser Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec. Las uvas Garnacha y Albillo están permitidas, pero en pequeñas cantidades.

En Aranda de Duero son conocidas sus bodegas subterráneas, que constituyen una red de 7 km de túneles, o galerías, excavados entre los siglos XII y XVIII, que se encuentran en el casco histórico. Y durante la última década ha desarrollado alrededor del turismo enológico varias actividades, como el Centro de interpretación de la arquitectura del vino (CIAVIN).

Vinos Ribera del Duero

  • Rosado: producido con al menos un 50% de variedades tintas y una graduación alcohólica mínima de 11º (color rosa guinda muy débil, con matices rosa fresa).
  • Tinto Joven: sin crianza en barrica o crianza inferior a 12 meses (color rojo guinda).
  • Tinto Crianza: envejecimiento no inferior a 24 meses, a partir del 1 de octubre del año de la vendimia y 12 de esos meses en barrica de roble (color picota intenso hacia rojo guinda con matices violáceos).
  • Tinto Reserva: envejecimiento de 36 meses, con un mínimo de 12 meses en barrica de roble (color del rojo picota al rojo rubí).
  • Tinto Gran Reserva: envejecimiento de 60 meses, con un mínimo de 24 meses en barrica de roble (color rojo cereza).

Mostrando 1–36 de 37 resultados